El arte de pedir ayuda
Desarrollo Personal

El Arte de Pedir Ayuda

Antes de empezar, me gustaría preguntarte algo… ¿Cuándo fue la última vez que pediste ayuda? ¿La última vez que reconociste que no podías hacer, lograr o, simplemente, resistir algo en soledad? ¿Qué necesitabas el calor de una mano amiga para poder vencer esos miedos, pesadillas o situaciones que a menudo se nos presentan en la vida? Lo sé. Sé tú respuesta. No es tan sencillo. Debo ser fuerte. Bueno… Hoy, quiero decirte que necesito tu ayuda, tanto como tú necesitas la mía. Hoy, hablaremos del arte de pedir ayuda.

En esta ocasión, como veis, es algo diferente a lo habitual. No son textos informativos o fábulas llenas de metáforas. No. Hoy, lo que quiero, es ilustrar la importancia de ser capaces de pedir ayuda, especialmente en los tiempos que corren. Así pues, sin más dilación. Comencemos.

Si me preguntáis a mí, os diré que hemos venido a esta vida a aprender o, mejor dicho, a recordar lo que ya sabíamos de pequeños. Es curioso como parece que los niños lo saben todo y, a medida que crecemos, nos empeñamos en olvidar las verdades del universo. Basta con lanzar una mirada a cualquier menor para ver que se saben poseedores de todo lo que necesitan y más para ser felices. Aún no saben lo que es la sociedad, no conocen el miedo o la represión. Sencillamente, son. Cuando quieren llorar, lloran; si quieren reír, ríen y… cuando necesitan ayuda, la piden.

Solo cuando nosotros, los adultos, les decimos que dejen de hacerlo, que pongan una cara valiente, que esos sentimientos no son apropiados o que deben ser fuertes y (aparentar) ser invencibles, solo en ese momento, los niños/as empiezan a ver como “funciona el mundo” y empiezan a aislarse.

En serio… pensad por un instante lo siguiente: Les pedimos y decimos que deben ser cien por cien honestos y sinceras pero, cuando lo son, cuando nos muestran lo más profundo de ellos/as, sus emociones y sentimientos, les decimos que los oculten y guarden. Como si no fueran válidos, como si fueran algo malo ¿De verdad no veis lo que falla?

Sí. Desde bien pequeños nos enseñan que la única fuerza con la que podemos contar es con la nuestra. No nos lo dicen literalmente, pero nos hacen sentir solos/as en un mar de peligros y adversidades. “Tienes que ser valiente”, “tienes que ser fuerte”, “No llores, que no vean que te han herido”, “No puedes ser débil”, “llorar es de débiles”… Y la lista sigue y sigue.

el arte de pedir ayuda

Es muy probable que la gente que nos diga estas frases, realmente crea que nos está haciendo un favor, que nos está ayudando. Porque esa es otra, no pedimos ayuda, pero sentimos que debemos ayudar al resto aun cuando ellos/as no nos lo han pedido. En gran medida, considero que esto se debe a que sabemos que, por difícil que la situación sea, nunca nos dirán que nos necesitan. Aunque esta última idea daría para un post en sí solo.

Sin embargo, y siguiendo con nuestro tema, cuando nos enseñan que para “sobrevivir” tenemos que ser fuertes, que ocultar nuestras debilidades o emociones, que no podemos pedir ayuda… se olvidan de una de las mayores verdades que existen: Ningún gran descubrimiento o gran civilización fue construida por una sola persona. Sí, es posible que solo uno/a se llevara el reconocimiento pero, la realidad es que ese uno/a, sin el apoyo y la ayuda de otros jamás habría logrado llegar a donde llegó.

Supongo que con todo esto lo que quiero decir es que está bien querer ser fuerte, está bien ser valiente, está bien querer sobrevivir. Pero, si lo que quieres es vivir… permíteme decirte que, en ocasiones, vas a llorar, vas a sentirte vulnerable, vas a querer gente a tu alrededor… Es una parte dura y maravillosa de la vida. Así que deja tus inseguridades, egos y orgullo a un lado y pide esa ayuda que necesitas, ese abrazo, esa conversación. Hay veces que hasta el gesto más mínimo puede cambiar como vemos o sentimos las circunstancias que nos rodean. Dale una oportunidad al universo de ayudarte.

Te amo.

Namasté.

Antes de concluir, me gustaría decirte que si necesitas hablar o una mano amiga, no dudes en contactar conmigo, como ya he dicho… hay veces que una simple conversación puede alegrarnos el día. Puedes hacerlo a través del blog o de mis redes sociales pero, en serio, si sientes que hay algo que quieras compartir, hazlo.

Me gustaría acompañar esta lectura de una pequeña meditación guiada que encontrarás en mi canal YouTube. Espero que os guste.

Me encantaría saber qué opinión tenéis sobre este tema y, si queréis, sentíos libres de compartir esta reflexión con vuestras amistades y conocidos/as, nunca se sabe a quién podría beneficiarle.

Para más reflexiones relacionadas con el desarrollo personal, pincha aquí. No olvides suscribirte para estar al día de todas las publicaciones.

Gracias.

Las personas avanzamos y olvidamos nuestra historia. Es increíble la cantidad de problemas que nos ahorraríamos si mirásemos atrás y aprendiéramos de nuestros ancestros. En este espacio mezclaremos el folclore y la sabiduría ancestral con las técnicas y términos modernos con el fin de hacernos más conscientes de nuestro momento presente y de conocernos un poco más a nosotros mismos. Gracias.

12 Comments

  • Isabel Alcántara

    Me ha encantado la reflexión porque es muy cierto que solo los niños son y hacen lo que de verdad sienten y somos nosotros los que cuando educamos hacemos que toda esa naturalidad se pierda. Muchísimas gracias por recordarnos quienes somos y que en esta vida necesitamos aprender que pedir no es de débiles. Mil gracias.

    • Mary

      Efectivamente! Somos humanos, no invencibles… No es cuestión de debilidad, es cuestión de valentía y amor propio por encima del orgullo. Me alegra que te haya gustado!

      • Isabel Alcántara

        Me ha encantado también la visualización, ha sido espectacular la sensación de ver otras almas, otras luces y otros niños y niñas y fundirnos en ese abrazo. Una sensación increíble. Gracias.

        • Mary

          Que bonita la forma en la que los has escrito, Pedro. El valor de ser vulnerable, de abrirnos al resto y pedir ayuda. No se trata de no tener miedo a hacerlo, se trata de ser valientes y afrontarlo en compañía. Besitos de isla a isla!

    • Maca Ramírez

      Linda reflexión, pero lo mejor es que está cargada verdad. Y es que muchas veces no nos permitimos estar tristes. Es un no puede ser e intentamos buscar un por qué. Cuando en realidad se trata de sentir y ser sinceros con nosotros mismos. Gracias, por la labor que haces🥰

      • Mary

        ¡Muchísimas gracias por tus palabras! Me alegra que te haya gustado y… Efectivamente, todo se basa en ser sinceros y honestas, especialmente con nosotros/as mismas/os y aceptar las emociones tal y como son, no como querríamos que fueran

        • Lourdes alcantara

          Hola hola a todos en especial para ti María, me agradan tus reflexiones, es fundamental la reflexión sobre uno mismo. Ya lo decía Platón, conócete a ti mismo.
          Es cierto que cuando nacemos venimos sin nada en el disco duro y es a partir de la educación, del contexto en el que hayamos nacido cuando empiezan a aparecer esos comportamientos de cara a los demás, de cara a aparentar en según qué circunstancia. Esto nos condiciona y nos ata y como bien dices nos limita para pedir ayuda, puesto que en esta sociedad, se da más valor al éxito y al no aparentar que podemos tener un problema.
          Por todo esto es importante ser conscientes de nuestro yo y de personas como tú, que con sus palabras nos hacer reflexionar y vernos por dentro. Que no pasa nada por pedir ayuda, por decir me equivoqué, por desaprender y reaprender. Eres muy especial y tienes mucha luz en tu interior para regalar al mundo. Gracias por tus historias porque son más que historias, son reflexiones.

          • Mary

            Muchísimas gracias Lourdes por tu comentario! Me alegra que te haya gustado. Como dices es muy importante el hacernos conscientes de lo que sucede en nuestro interior y cuál es su origen, así podemos decidir si realmente es algo que queremos en nosotros. Si la respuesta es no, entonces es hora de desaprender y volver a aprender.

        • Maribel

          El arte de pedir ayuda, maravillosa reflexión que a veces nos cuesta aprender. La grandeza y fortaleza del ser humano está en su vulnerabilidad.
          Gracias por tus reflexiones y aportaciones…..me encantan!!!

          • Mary

            Muchísimas gracias, Maribel! Tienes toda la razón, la valentía no se mide por la ausencia del miedo, sino por se capaz de aceptarlo y enfrentarlo. Nos hacemos grandes, evolucionamos en los momentos más vulnerables, crecemos cuando estamos en grupo. Como dices, aprendemos de nuevo. Gracias!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: