ho'ponopono
Folclore

El Ho’ponopono. Una tradición milenaria

Ahora que el fin de año se acerca, que dejamos atrás todo lo vivido y abrimos un nuevo capítulo en nuestra historia en este mundo, me gustaría hablar de la importancia del perdón y del dejar ir. No, no solo hablo del perdón hacia los demás. Hablo del saber perdonarse a uno mismo los errores que cometemos y las exigencias con las que nos tratamos.

No es algo original. No es algo que hay inventado yo. El ser humano, a lo largo de la historia siempre ha buscado su redención. Por medio de ofrendas a los dioses, de penitencias, de oraciones… En mi caso creo que, ahora que se aproxima el nuevo año, lo mejor es empezarlo sin arrepentimientos y con la conciencia tranquila. Por ello quiero hablaros del Ho’ponopono.

El Ho’ponopono es una tradición hawaiana milenaria que nos dice que todo en esta vida está conectado y que, cuando nos curamos a nosotros mismos, curamos al resto y al mundo que nos rodea. Muy mágico ¿verdad? Quizás es un poco difícil de entender puesto así. La realidad que esconde esta creencia es que la vida está conectada. Es decir, el cómo me trato a mí misma influye en cómo me tratan los demás y, al mismo tiempo, el cómo se tratan los demás influye en cómo los trato yo.

Pongamos un ejemplo, imaginemos a una amistad. Alguien por quién realmente sentimos gran aprecio. Cuando esta persona está triste o irritable, nuestro estado de ánimo varía. Si nosotros estábamos contentos en el momento en el que nos encontramos con ella y ella estaba enfadad, al marcharse, posiblemente, esa alegría que sentíamos ya no sea la misma de antes. Y ella, probablemente, ya no esté tan enfadada como al principio. Como veis, ambas personas han influido la una en la otra.

La palabra ho’ponopono se podría dividir en tres partes:

  • Ho’ = hacer
  • Pono = Correcto
  • Pono = Correcto
¿Qué es hacer lo correcto?

Como vemos, la traducción es sencilla: Hacer doblemente lo correcto. Aquí viene el problema: ¿Qué es hacer lo correcto? Para los antiguos hawaianos la respuesta era simple: estar en equilibrio y armonía con la vida. ¿No? ¿Sigue siendo demasiado vago? Quizás, una respuesta más concreta sería el vivir bajo nuestros propios principios y cumpliendo la llamada regla de oro: “No le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti.”

El ho’ponopono es una herramienta de autodesarrollo , orientada a perdonarnos, a perdonar a los demás, y a cambiar nuestra realidad cambiando la forma en la que nos relacionamos con nosotros mismos. Jamás podríamos vivir una vida de “Pono” si vivimos en la constante exigencia y auto-maltrato.

En la antigua civilización hawaiana habían cuatro reinos principales. La relación entre estos cuatro reinos dependía, únicamente, de los soberanos. Por esta razón, en ocasiones, estaban realmente aislados los unos de los otros. Esto hizo que cada isla, compartiendo las bases, creara su propio método del ho’ponopono. En algunas era algo de la comunidad, el jefe, actuaba de mediador en mitad del conflicto entre las familias. En otras, era algo más destinado a la práctica individual. Sin embargo, como todas vienen de la misma raíz, los 4 pasos básicos siempre son los mismos: Lo siento; por favor, perdóname; gracias; te amo.

El hecho de que existieran diferentes prácticas del ho’ponopono solo nos quiere indicar una cosa: El cómo lo hagas, no importa. Lo importante es la finalidad con la que lo haces. El para qué. Si esto es parte del “Pono” y posee los cuatro principios básicos, entonces, estas practicando el ho’ponopono.

Poca explicación requieren estos 4 pasos pero… quizás ayudaría saber para qué los realizamos y, sobre todo, a quién se los dedicamos.

Lo Siento

Este paso está destinado a la disculpa. A pedir (o pedirnos) perdón por algo que hayas hecho y pueda generar alguna consecuencia negativa: Desde nuestros propios pensamientos a cerca de nuestra persona hasta acciones que hayamos podido llevar a cabo. Si somos conscientes de que hemos podido causar daño a alguien o de que nos estamos dañando a nosotros mismo, este paso nos invita a reconocer el daño causado y disculparnos por ello.

Por favor, perdóname

Siguiendo con el paso arriba mencionado, pedimos a la otra persona (a nosotros mismos o al universo, si lo hacemos en soledad) que nos perdone por aquello de lo que nos disculpamos. Es decir, primero, pedimos perdón y, después, pedimos que nos perdonen.

Gracias

Este es el momento de la gratitud. Es momento de agradecer todo lo que está ocurriendo, lo aprendido, el hacernos conscientes y el darnos la oportunidad de evolucionar.

Si estamos siguiendo el orden aquí descrito, también agradeceríamos el hecho de que nos hayan perdonado y, si estamos haciendo el ejercicio pensando en un conflicto con otra persona, le agradecemos a esa persona por haber entrado en nuestra vida y por los momentos y enseñanzas compartidas y vividas.

No nos podemos olvidar de agradecernos a nosotros mismos por darnos esta oportunidad de sanar y de calmar aquello que nos perturba.

Te amo

Al final, todo se reduce al amor. Nos hemos disculpado, nos han perdonado y hemos expresado nuestra gratitud. Ahora, solo queda recordar a la otra persona (o a nosotros mismos) lo mucho que la amamos. No es un amor romántico, es un amor diferente, es un amor a la vida: Es una forma de honrar y apreciar la existencia del propio ser y del mundo que nos rodea.

Estos son los cuatro principios básicos del ho’ponopono. No tienen porqué seguir este orden. Ni siquiera tienen que seguir el mismo orden siempre. Esta es una práctica personal, tú decides cómo llevarla a cabo, adáptala a ti. Si quieres ver más información te recomiendo buscar a estas personas pues son las auténticas precursoras del ho’ponopono en nuestro tiempo: Morrnah Simeona, Ihaleakalá y Mabel Katz.

Si te interesa saber un poco más del proceso y las prácticas del ho’ponopono que yo realizo diariamente, no dudes en estar atento a mi canal de YouTube mañana, pues publicaré un video sobre este mismo tema.

Gracias por ser parte de esto.

Las personas avanzamos y olvidamos nuestra historia. Es increíble la cantidad de problemas que nos ahorraríamos si mirásemos atrás y aprendiéramos de nuestros ancestros. En este espacio mezclaremos el folclore y la sabiduría ancestral con las técnicas y términos modernos con el fin de hacernos más conscientes de nuestro momento presente y de conocernos un poco más a nosotros mismos. Gracias.

One Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: