Desarrollo Personal

La Ilusión de la Marabunta

Es curioso como permitimos que el resto nos domine y defina. Como engrandecemos nuestro ego en base a las reacciones de los otros. Como esas reacciones nos pueden hacer sentir confianza en nosotros mismos. Nos hacen sentir fuertes y poderosos. Sí. Es muy curioso como caemos en la ilusión de la marabunta y creemos que esa autoestima nos pertenece. Como aseguramos que nos conocemos, que nos amamos. Y, en realidad, no depende de nosotros. Depende de los demás.

Entonces… ¿Es el poder realmente nuestro en este caso? ¿Es este estado de plena confianza nuestra verdad? No. Claro que no.

La vida nos pone a prueba en innumerables situaciones. Se encarga de hacernos ver lo que nosotros nos negamos. Nuestra seguridad, nuestra autoestima no debería estar ligada a una cualidad. Debería estar ligada a quienes somos. Sin importar nuestra apariencia o el momento en el que nos hallemos. El amor que nos profesamos a nosotros mismos debería estar por encima de todo.

Se trata de aprender a aceptarse y a amarse en cualquier circunstancia, de tratar de reírse y disfrutar aunque parezca una locura. De encontrar ese momento de felicidad, ese reencuentro con uno mismo.

Con el dragón, pasa lo mismo. Al convertirse en libélula, pierde todo lo que él creía que le definía y por ello huye y se esconde. Cuando, en realidad, es en ese momento cuando comienza a conocerse. Ya no necesita ser la criatura más fuerte, grande y poderosa. Ahora puede ser él mismo. Y esa… esa es la experiencia más bonita y enriquecedora que jamás soñó vivir.

Puede que el resto le vea como una simple libélula, pero él… Él sabe que en su interior late el corazón de un dragón. Es capaz de ver a través de la ilusión de la marabunta y quedarse con su verdad. Eso le convierte en la criatura más grande y despierta del mundo.

Por favor, no dejemos que el resto nos defina. Empecemos a conocernos a nosotros mismos y a descubrir qué se esconde tras la ilusión en la que vivimos.

¿Te atreves a conocerte?

Las personas avanzamos y olvidamos nuestra historia. Es increíble la cantidad de problemas que nos ahorraríamos si mirásemos atrás y aprendiéramos de nuestros ancestros. En este espacio mezclaremos el folclore y la sabiduría ancestral con las técnicas y términos modernos con el fin de hacernos más conscientes de nuestro momento presente y de conocernos un poco más a nosotros mismos. Gracias.

One Comment

  • Isabel Alcántara

    Es cierto que a veces nos importa más lo que opinen de nosotros que lo que nosotros opinamos de nosotros mismo y nos dejamos llevar por los demás para recibir aceptación, para formar parte de algo, etc cuando lo verdaderamente importante es aceptarnos nosotros mismos y saber que la verdadera fuerza esta en nuestro interior. Preciosa reflexión.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: